Segunda sesión del IV Ciclo de cine e historia “Sociedad europea de los sesenta y su representación visual”

Reseña cinematográfica

La soledad del corredor de fondo es una icónica pieza del denominado Free Cinema inglés que se desarrolla básicamente entre 1956 y 1966. Este movimiento cinematográfico tiene como una de sus señas de identidad más significativa su implicación social. Defendían un cine nacional auténtico, con capacidad de trascender y moldear la realidad. Se acerca al individuo anónimo para mostrar su problemática existencial y estructural.

Dirigida en el año 1962 por Tony Richardson, su historia proviene de una adaptación del relato del mismo nombre de Alan Sillitoe, que realiza también su guión, en el que se muestra como una competencia atlética deviene en una representación de la lucha de clases. Se ofrece un retrato negativo del sistema educativo británico acorde con la ola contestataria de los sesenta. El personaje principal, un joven taciturno, rebelde e insatisfecho de la clase trabajadora, que encuentra en correr la privacidad que le es negada, está interpretado por Tom Courtenay.

En el plano formal, dentro de una estética realista, el cineasta emplea flashbacks que hacen referencia al flujo de conciencia del protagonista dentro de un relato fragmentado, con la consiguiente contigüidad entre pasado y presente. Con relación a la banda sonora, resalta la música jazzística y la elocuente referencia a William Blake, al poema cantado O Jerusalem, considerado como un himno patriótico en Gran Bretaña, que se carga de sentido en determinadas escenas.

Esta entrada fue publicada en Actividades cinematográficas, Convocatorias, Información. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *