I Jornadas de Historia Contemporánea – Viernes 16 octubre

La cuarta  y última jornada sobre la historia del movimiento obrero en Jerez y su entorno se celebró el viernes 16 con la presencia de numeroso público que ha venido asistiendo en la Sala Compañía a dicho evento cultural.

La primera parte de la sesión se dedicó a la exposición de las comunicaciones que se han presentado y que han sido un total de tres. Se encargó de la presentación el miembro de la Asociación, José Antonio Mingorance, Doctor en Historia, quien realizó una muy breve semblanza de cada uno de los conferenciantes.

Sanchez VillanuevaEn primer lugar, Juan Luis Sánchez Villanueva, Doctor en Historia y miembro del Centro de Estudios Históricos Jerezanos, disertó sobre La Mano Negra y el ilustre Colegio de Abogados de Jerez.

 

Jesús Martín

Seguidamente, versó la segunda comunicación sobre El sindicato de albañiles en Jerez durante la segunda república, que fue presentada por Jesús Javier Martín Garrido, Licenciado en Historia y
asimismo miembro de la Asociación de Amigos del Archivo.

 

Antonio OrtegaLa última de las comunicaciones trató de la Conflictividad en la campiña: las huelgas de los obreros arcenses en el primer bienio republicano (1931-1933) y fue realizada por Antonio Ortega Castillo, Licenciado en Historia.

 

La segunda parte de la jornada fue ocupada por la ponencia La reconstrucción del sindicalismo en Jerez bajo la dictadura franquista que dictó Alfonso Martínez Foronda, quien fue presentado por Manuel A. Barea Rodríguez, Licenciado en Historia y miembro de la Asociación de Amigos del Archivo.

Alfonso Martínez Foronda (Jaén, 1958) es Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Granada y desde 1984 profesor de Enseñanza Secundaria en Madrid, Cádiz y Jaén. Actualmente es profesor del IES Albayzín (Granada). Ha sido Secretario General de CCOO de Jaén desde 1993-2000 y desde 2004 es miembro de la Comisión Ejecutiva de CCOO-A, desde donde ha presidido hasta 2103 las Fundaciones de Estudios Sindicales-Archivo Histórico y la de Paz y Solidaridad.

Como investigador, ha publicado numerosos artículos de opinión sobre aspectos docentes y sociales. Colaborador habitual del Diario Jaén desde 1994-2000 publicó La firma del viento (2007), una antología de artículos de opinión. Como investigador del movimiento obrero andaluz ha publicado La conquista de la libertad. Historia de las Comisiones Obreras de Andalucía (1962-1977), en 2005; De la clandestinidad a la legalidad (Breve historia de las Comisiones Obreras de Granada), en 2007; sobre las Comisiones Obreras de Jaén desde su origen a la legalización del sindicato (2004); la unidad didáctica El sindicalismo durante el franquismo y la transición en Andalucía; diversas biografías de dirigentes sindicales andaluces como Ramón Sánchez Silva. Al hilo de la historia (200/7); Antonio Herrera. Un hombre vital, en 2009; Andrés Jiménez Pérez. El valor de la coherencia, en 2010, entre otros. En 2011 su investigación La dictadura en la dictadura. Detenidos, deportados y torturados en Andalucía durante el Estado de Excepción de 1969, (2011), fue premiada por la Junta de Andalucía como la mejor investigación social de ese año. Posteriormente, ha publicado La “prima Rosario” y Cayetano Ramírez. Luchadores por la libertad en una provincia idílica (2011); sobre el movimiento estudiantil en la UGR, con otros autores, “La cara al viento. Estudiantes por las libertades democráticas en la Universidad de Granada (1965-8); sobre la historia del movimiento obrero granadino, con su investigación La lucha del movimiento obrero en Granada. Paco Portillo y Pepe Cid: dos líderes, dos puentes“, 2012.La última investigación, de 2014, sobre el Tribunal de Orden Público, La resistencia andaluza ante el Tribunal de Orden Público en Andalucía (1963-1976). Actualmente está trabajando sobre el movimiento obrero malagueño durante la dictadura y, junto a otros autores, está confeccionando un diccionario sobre la represión en Granada desde la guerra civil al golpe de estado de 1981.

En su disertación afirmó que el Marco de Jerez es el fenómeno más atípico del movimiento obrero no sólo de Andalucía, sino de España, tras la guerra civil. En este país del reino del silencio, un grupo de jóvenes del Marco puso de rodillas a los grandes viticultores a mediados de los cincuenta, consiguiendo subidas salariales y condiciones de vida impensables en otros puntos del país, durante una década. El Marco es, geográficamente, uno de los primeros lugares donde el movimiento obrero, y especialmente las CCOO, se organizan y será la cuna de otras movilizaciones, a mediados de los sesenta, pioneras en España, como la huelga de la construcción de 1968. Un activismo que será reprimido y castigará especialmente a las dos organizaciones sobre las que pivotó fundamentalmente la resistencia antifranquista, el PCE y las CCOO, que en 1970 sufrieron una caída importante con la detención y procesamiento en el Tribunal de Orden Público de los principales dirigentes obreros que fueron castigados con más de sesenta años de cárcel. Aún con la represión, que nunca cesó, el movimiento obrero del Marco se reorganizaría de nuevo a partir de 1972 y serán sus movilizaciones, que se extenderán a otros puntos de la provincia, las que expliquen, en gran parte, la aportación esencial de los trabajadores y trabajadoras -tan poco reconocida- para la conquista de las libertades democráticas en España.

Como broche final intervino Sebastián González Barroso, autor del epílogo del libro editado con motivo de estas Jornadas, testigo y sujeto activo del proceso que el movimiento obrero desarrolló y padeció durante el final de la dictadura y el inicio de la democracia en Jerez. Trabajador de bodega, su constante apoyo a la lucha por los derechos de los trabajadores lo llevó en ocasiones a sufrir despidos de la empresa, detenciones e incluso la cárcel. Su pensamiento cristiano siempre ha sido su sostén en los compromisos que toma, llevándolos no solo al terreno laboral sino también al político y lo social, formando parte de candidaturas en elecciones municipales, que le llevaron a ser concejal del Ayuntamiento de Jerez, y a trabajar por el asociacionismo vecinal, creando la federación Solidaridad. Reproducimos a continuación las palabras que cerraron su emotiva intervención y que resumen con claridad el objetivo principal de estas Jornadas:

Las palabras son teorías y no son nada más hasta que no se hacen vida, las palabras de estas jornadas no serán nada si no se hacen vida. Si no se reflexionan, se comparten y se contribuye a gestar una nueva realidad, una manera diferente de vivir, más humana, más digna, más justa y más solidaria.

Foto grupoTerminó esta cuarta jornada con un interesante debate en que se pusieron de manifiesto diversas opiniones y sensibilidades, tras el cual se clausuraron las I Jornadas de Historia Contemporánea, con la entrega de los diplomas de asistencia, el agradecimiento a todos los participantes y un vino de honor.

Terminación

Esta entrada fue publicada en Conferencias, Información, Jornadas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *